EL TRABAJO DE AGRICULTOR

La agricultura constituye uno de los tres sectores más peligrosos y que más riesgos entraña en todo el mundo, junto con la minería y la construcción.

Adoptando una serie de medidas preventivas básicas podemos evitar gran parte de estos riesgos.

 

Los accidentes más peligrosos en el sector de la agricultura tienen relación con el uso del tractor, siendo el aplastamiento por vuelco del tractor el riesgo más importante al que están expuestas las personas que usan maquinaria agrícola.

 

Otros riesgos derivados del uso del tractor son: las caídas a distinto nivel, al subir o bajar del tractor, o por sentarse en lugares inapropiados del vehículo, así como los atrapamiento. En estos casos, muchas de las situaciones de peligro se producen durante las operaciones de enganche del tractor con los aperos; por la inexistencia o deterioramiento de las protecciones en los engranajes, ejes y puntos giratorios del tractor; por una mala conducción del vehículo o porque alguien invade su área de trabajo.

Tampoco se pueden pasar por alto los problemas de salud ocasionados por el ruido (sordera) y las vibraciones que producen los tractores, principalmente los más antiguos o deteriorados. Las vibraciones de baja frecuencia que se producen durante la marcha del tractor pueden causar importantes daños de salud en las personas que los manejan, como son: problemas digestivos (ulcerosos y gástricos) y patologías lumbares (artrosis, hernia discal, etcétera).


En esta sección de seguridad presentaremos un conjunto de medidas básicas de prevención y protección, relacionadas con el uso del tractor y de plaguicidas en trabajos agrícolas, que todas las personas implicadas en esta actividad deben tener en cuenta para mejorar las condiciones de trabajo y evitar o disminuir el número de accidentes. Estas medidas preventivas se encuentran recogidas en las guías técnicas del Instituto de Seguridad e Higiene en el Trabajo de acuerdo con la Ley 31/1995 de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales.

En España hay una media de 15 muertes anuales como consecuencia de vuelco de los tractores agrícolas: