EL TRACTOR

 

EL VUELCO

 

El riesgo principal de los tractores es el vuelco que puede producirse por acercarse a los desniveles del terreno, por haber pendiente en el terreno con los aperos descompensados, por distracción del conductor, por mantenimiento inadecuado de los frenos, por acelerar o girar bruscamente.

 

Deberemos de prevenir todos estos riesgos conduciendo con precaución y con un mantenimiento adecuado del tractor, pero la principal medida de protección ante la posibilidad de vuelco es la instalación de un sistema antivuelco, una estructura homologada de seguridad que puede bien una cabina o un arco de seguridad. Deberemos de llevar igualmente siempre el cinturón de seguridad puesto.

 

LAS VIBRACIONES

 

Son producidas por las propias vibraciones del motor y las irregularidades del terreno, aunque en algunos casos se deben también a la falta de amortiguación del asiento del conductor.

Las vibraciones pueden evitarse con asientos amortiguadores, respaldos adecuados y fajas anti-vibratorias.

 

Es aconsejable bajarse cada hora del tractor y andar un rato o hacer algo activo durante 5 o 10 minutos.

 

LOS RUIDOS

 

Los conductores de tractores, sin instalación de cabinas homologadas, están sometidos a niveles de ruido superiores a 85 dB y según el Real Decreto 1319 de 27 de octubre de 1989, el nivel para 8 horas a partir del cual se deben suministrar protecciones auditivas, es de 85 dB siendo su uso obligatorio para niveles mayores de 90 dB.

 

Por lo tanto si no se dispone de una cabina que reduzca significativamente los niveles sonoros se recomienda el empleo de protectores auditivos y un control médico con pruebas audiométricas.


 

 

OTRAS MEDIDAS

 

 

Es aconsejable antes de bajar del tractor desenganchar siempre la toma de fuerza, poner el freno de mano y apagar el motor.

 

Mantener siempre protegidas las toma de fuerza y los ejes de transmisión, usar guantes y calzado de protección para evitar cortes y golpes.

 

No pasar nunca por encima de una parte móvil, es mejor rodearla.

 

Conducir a una velocidad adecuada para controlar el tractor.

 

Si la carga remolcada excede del peso del tractor, el remolque deberá tener frenos independientes.

 

Reducir la velocidad antes de girar o frenar y tener especial precaución antes los desniveles y pendientes.

 

Llevar siempre luces indicadoras adecuadas y señales reflectantes.

TIPOS DE CABINAS HOMOLOGADAS